DSC0115


Hace algunas semanas tuve la oportunidad de vivir la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá junto con el grupo que representó al Distrito Antillas - México Sur. Esperé con mucho entusiasmo y emoción, ahorré desde meses atrás, para este viaje que resultó ser la mejor experiencia que he tenido en mi vida. Fue una experiencia enriquecedora como ninguna otra, llena de emociones, cultura, diversión, diversidad, amistad, pero sobre todo de encuentro conmigo misma y con Dios.

 DSC0932Desde el comienzo todo fue extraordinario, los días previos a la jornada me di la oportunidad de conocer a personas increíbles, con las que formé fuertes lazos de amistad, ya que todos compartíamos el mismo entusiasmo y alegría de vivir y sentir a Jesús en nuestros corazones. Nos divertimos y encontramos nuestra vocación, siendo un grupo de lasallistas que cantaba “compromiso lasallista” por las calles. También tuve la dicha de conocer y recorrer la ciudad de Panamá, lo cual fue parte importante de toda la experiencia ya que al viajar te haces consciente de lo pequeño que eres y lo grande y hermoso que es el mundo.

Los días pasaron y la Jornada comenzó, las calles a reventar de entusiasmo, se sentía una vibra de amor, alegría y esperanza difícil de explicar, todos éramos de diferentes continentes, países, ciudades y teníamos distintas formas de vivir: laicos, misioneros, voluntarios, consagrados, pero todos jóvenes peregrinos en busca de un mundo mejor en el que el amor reine.

“Ésta es la juventud del papa” fue la porra que se escuchaba por toda la ciudad, en donde nadie se avergonzaba y se levantaban las banderas de todas naciones en símbolo de unión. A la llegada de SS Francisco I y al escuchar su mensaje y todas las palabras que nos expresó a lo largo de la jornada, no me sentí más que inspirada para luchar cada día con más intensidad por el amor de Dios y por aprender a descifrar el proyecto que tiene para mí.


 DSC0119Vivir la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019 fue asombroso, pero vivirla junto con La Salle lo hizo perfecto, nunca imaginé encontrar amistades como las que formé con los Hermanos, ni que el espíritu lasallista se contagiara de continente en continente de la manera en lo que lo hace, porque compartimos un mismo estilo de vida, un mismo corazón y un compromiso de hacer de éste un mundo mejor. Hoy me queda claro que esta institución me ha permitido y ayudado a ser la mejor versión de mi misma a lo largo de mi vida.

Si me preguntan por un momento en específico que me marcó durante la JMJ, no sabría qué responder ya que fue el conjunto de todo lo vivido a lo largo de estos 11 días de aventuras, amistad y reflexión, lo que llevaré conmigo el resto de mi vida; y ahí es donde está el reto, en el llevar día con día todo lo aprendido e inspirar a otros, como dijo Francisco, a arriesgarse por el amor con alegría.

 

Melissa Arizmendi González
Lasallista de Corazón

 

 

 

 

 

 

signo2 Logo IALU     3 bice4 iila  5 logo esperanza web  6 logo observatorio web logo car  7 CLAR

Ir Arriba